La NASA desactiva completamente el brazo excavador de InSight

El Paquete de Propiedades Físicas y Flujo de Calor (HP3), también conocido como “Mole”, ha dejado de excavar, y esta vez de manera definitiva.

El importante instrumento del módulo de aterrizaje de la NASA, InSight, tuvo problemas desde el comienzo de la misión, y casi dos años después, el equipo decidió desconectarlo.

El instrumento era una sonda auto-martillada, diseñada para excavar profundamente en el suelo marciano.

Su objetivo era estudiar la temperatura interior del planeta rojo una vez que se había excavado durante al menos tres metros. Sin embargo, nunca logró perforar mucho más que su longitud, que es de 40 centímetros (16 pulgadas).

El diseño de “Mole” se basó en los estudios previos del suelo marciano de las muchas misiones robóticas que visitaron el planeta.

El suelo debajo de InSight es como ningún otro en el planeta, y los científicos solo lo descubrieron una vez que comenzó a excavar.

Desde febrero de 2019, cuando ocurrió el primer intento, el equipo tuvo que ser creativo con el brazo robótico del módulo de aterrizaje para ayudar al dispositivo a cavar cada vez más. Recientemente se hundió completamente en el suelo, dando esperanzas de que finalmente podría excavar.

El 9 de enero, se utilizó el brazo robótico para vertir más tierra sobre “Mole” y presionarlo para proporcionar fricción. El topo realizó 500 golpes de martillo, pero, lamentablemente, no fue más profundo.

El equipo decidió que no había otra solución que dejar de intentar hacer que el brazo cavara.

“Le hemos dado todo lo que tenemos, pero Marte y nuestro heroico ‘Mole’ siguen siendo incompatibles”, dijo el investigador principal de HP3, Tilman Spohn de DLR, en un comunicado.

“Afortunadamente, hemos aprendido mucho que beneficiará a futuras misiones que intenten excavar en el subsuelo”, dijo.

Consideró que es una lástima enorme que no haya podido llevar a cabo su misión científica, pero no cree que esta sea una historia de derrota sino de innovación.

Consideró que no ha habido un dispositivo como este antes, era un enfoque completamente nuevo para estudiar un mundo alienígena y será influyente incluso sin datos científicos.

El legado de “Mole” ya se está empleando. En los últimos 23 meses, el equipo de ingenieros llevó al límite las capacidades del brazo robótico del módulo de aterrizaje. Esta experiencia ganada con esfuerzo se utilizará para enterrar completamente la correa entre InSight y su sismómetro, que ya ha registrado más de 480 terremotos. Esto mejorará la calidad de los datos durante la misión extendida de InSight.

Con información de IFL Science